18 C
Madrid
21 mayo 2024

El coronel Modibo Koné, los ojos y oídos de la junta militar de Malí

SEGUIR LEYENDO

  • Extremadamente discreto, el poderoso jefe de la Seguridad del Estado de Malí es, sin embargo, una de las figuras más influyentes del régimen de transición. Retrato.

Coronel Modibo Koné, Director de Seguridad del Estado.

El 18 de agosto de 2020, cuando el jefe de la Junta militar Assimi Goïta y su futuro ministro de Defensa Sadio Camara aparecen en la villa de la gran base militar de Kati donde Ibrahim Boucabar Keïta fue llevado a la fuerza para obligarle firmar su dimisión, un tercer coronel, silencioso y discreto, se encuentra a su lado: Modibo Koné. 

Desde este intercambio a puerta cerrada entre el ex presidente y los goplistas, que desembocó en un discurso nocturno de IBK en la televisión nacional maliense para anunciar su salida, Goïta y Camara se han convertido en heraldos de la junta que gobierna el país. El primero, ahora jefe de Estado. El segundo, actual ministro de Defensa, es considerado su eminencia gris.

Modibo Koné sigue siendo un enigma

Un militar desconocido, cuyo nombre permanece envuelto en un halo de misterio. Y no son sus funciones como jefe de la temida Seguridad del Estado, los servicios de inteligencia malienses, las que ayudarán a levantar el velo sobre este personaje. Dentro del “club de los cinco” coroneles que derrocaron al régimen del IBK, Modibo Koné, de 47 años, es sin duda el más desconocido de todos. “Es un hombre muy discreto. Es el que menos habla de todos».

Tensiones diplomáticas entre Malí y Mauritania. Wagner corre el riesgo de desestabilizar esta zona

“Es el cerebro del golpe de Estado”

Del ex vicepresidente tercero del Comité Nacional para la Salvación del Pueblo (CNSP), algunos dicen que se muestra totalmente impasible. “No es una persona mundana a la que le guste hablar. Es muy cuidadoso con lo que dice y sobre todo a quién se lo dice”, así lo describe un oficial maliense. Un hombre oscuro que, según varias fuentes bien informadas, en realidad habría sido uno de los principales instigadores del golpe de Estado del 18 de agosto de 2020.

“Es incluso el cerebro” del golpe de Estado, asegura un soldado de la base de Kati. Fue él quien estuvo al mando y quien dio luz verde a su viejo amigo Sadio Camara para que regresara de Rusia [donde se estaba entrenando] para participar en el golpe. Una vez iniciada la operación del Golpe de Estado Assimi Goïta se unió a ellos. Una vez completado el golpe, los coroneles acordaron que Goïta, considerado el más consensual de ellos, pasaría al frente de la Junta. En el fondo, Koné y Camara siguen al mando y desde entonces han formado, con el presidente, una especie de triunvirato al frente del país, según detalló Jeune Afrique.

El más discreto de los cinco coroneles al frente de la Junta militar de Malí, a veces presentado como el autor intelectual del golpe de Estado de 2020, dirige la Agencia Nacional de Seguridad del Estado (ANSE), heredera de la Dirección General de la Seguridad del Estado y directamente adscrita a la Presidencia.

La crisis diplomática entre Malí y Argel amenaza con desestabilizar aún más la región del Sahel

Koné y Argel

Este hombre clave del sistema militar vela por la seguridad de quienes ostentan el poder y desempeña también un papel clave en varias cuestiones especialmente sensibles: la gestión de la presencia de los mercenarios rusos de Wagner, las relaciones con los grupos armados del norte y Argelia, garante de los acuerdos. Acuerdos de paz firmados en 2015 en Bamako.

Modibo Koné, el presidente Assimi Goïta y el ministro de Defensa Sadio Camara son promotores de la Kati Military Prytanée y luego de la Escuela Militar de Armas Combinadas de Koulikoro. Koné y Camara también eran compañeros durante su paso por la Guardia Nacional.

La crisis maliense, que ha adquirido una dimensión internacional desde que Koné asumió funciones del hombre fuerte de Malí, ha aumentado la tensión en la frontera sur argelina. De hecho, la región acabó atrayendo lo que Argel teme por encima de todo: la presencia simultánea de fuertes grupos yihadistas y de fuerzas militares de las grandes potencias, fenómenos que, a ojos de los dirigentes argelinos, están íntimamente relacionados.

Sin embargo, Argelia parecía estar bien encaminada hacia una solución ventajosa para la crisis de Malí. Después de haber tenido que mediar tres veces los conflictos inter-malienses, Argel ha vuelto a abogar por una solución política, basada en un proceso que conduzca a un entendimiento entre los malienses, un nuevo pacto que tenga más en cuenta los intereses de los tuaregs, al tiempo que preservar la integridad territorial de Malí, que sigue siendo la base de cualquier negociación. Argelia mantuvo este enfoque, a pesar de la presión y la crisis con la Junta Militar de Bamako.

¡Tú haces el periodismo libre!


Su generosidad nos permite avanzar en nuestra misión y trabajar hacia un futuro mejor para todos. 

Nuestra campaña se centra en promover la justicia, la paz y los derechos humanos en el Sáhara Occidental. Creemos firmemente en la importancia de comprender el origen y la complejidad de este conflicto para poder abordarlo de manera efectiva y trabajar hacia una solución que respete los derechos y la dignidad de todas las partes involucradas.

Tu generosidad y apoyo son esenciales para nuestro trabajo. Con tu ayuda, podemos amplificar nuestras voces, concienciar sobre la situación en el Sáhara Occidental, proporcionar asistencia humanitaria a quienes la necesitan y abogar por una resolución pacífica y justa del conflicto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMAS NOTICIAS