22.1 C
Madrid
27 mayo 2024

Ocupar y quemar casas de civiles: el nuevo método de destrucción del Ejército marroquí en el Sáhara Occidental

SEGUIR LEYENDO

  • El 13 de febrero sin previo aviso vino una inspección, sin anuncio, ni carta. Vinieron a “recoger” el territorio, a destruirlo, tampoco se sabe lo que necesitaban.

Por Héctor Santorum. Traducción Naha Sidiabdala

A lo largo del mes de febrero las fuerzas de ocupación marroquíes quemaron multitud de casas o barracones de saharauis en los territorios ocupados. Desde ese momento consideré apropiado buscar a alguna persona directamente afectada por esta situación para que nos contase de primera mano lo que pasó. Así es como conseguí establecer contacto con Fekir Bamba, quien con valor, tras ofrecerle mantenerse como anónimo decidió firmar esta entrevista con su nombre.

Nada más empezar la llamada me dice lo siguiente.

“Son barracones de madera, alguno tenía su casa, pero la mayoría son barracones de madera”

El 13 de febrero sin previo aviso vino una inspección, sin anuncio, ni carta. Vinieron a “recoger” el territorio, a destruirlo, tampoco se sabe lo que necesitaban.

Todo comenzó en un lugar que se llama Lameirdat a sesenta kilómetros de El Aaiún. Una zona estratégica en el desierto, junto al mar. Los saharauis llevaban allí jaimas. Algunos construían barracones de madera. Era una zona con buen ambiente, donde llevaban el ganado y donde podían pescar.

Desde el 2010, desde Gdeim Izik, las fuerzas de ocupación marroquíes prohibieron quedarse allí durante la noche. Allí vivían unas 90 familias.

Desde 2022, empezaron a quemar los barracones vacíos. La gente por ese motivo empezó a quedarse de día y de noche. Algunos propietarios de los destruidos intentaron arreglarlos disimuladamente.

Héctor Santorum: ¿Cómo ocurrió todo?

Fekir Bamba: Los barracones quemados desde el 2022 estaban vacíos, dejaban los que tenían gente. El 13 de febrero a las 8:00 amanecimos con fuerzas marroquíes frente a los barracones, nos pidieron sacar los coches. Algunos teníamos donde aparcar los coches. Había todo tipo de fuerzas: militares, policías y fuerzas auxiliares.

Decían que venían por una orden de un superior. Tenían con ellos gente que vaciaba las casas, sacando los muebles.

Destruyeron las casas con buldócer tirando las paredes y quemaron los techos de madera. Yo les pedí que me dejaran llevarme el techo, a lo que me respondieron “No nos vamos a mover de aquí hasta que todo sea ceniza”.

Héctor Santorum: ¿Os dejaron llevaros los muebles?

Fekir Bamba: No nos quitaron los muebles. La mayoría de los que sacaban los muebles de las casas eran saharauis. De todas formas no tenían mucho interés, son pocas cosas que llevábamos, lo más importante para nosotros era la casa, estuvimos 25 años yendo allí.

Héctor Santorum ¿Que pasó en los días posteriores?

Fekir Bamba: Había otra comunidad a 4 kilómetros de la nuestra. Al día siguiente hicieron lo mismo allí. Eran unos 80 barracones. El nombre del sitio es Agti Babaali.

Luego fueron a Laiseila, allí también hicieron lo mismo. Cerca de la playa de El Aaiún, lo destruyeron completamente.

Finalmente fueron a un lugar junto a Bojador e hicieron lo mismo.

Llevamos mucho tiempo yendo a estos lugares. Pensamos o que puede ser porque quieren venderlo a emiratos o israel para construir proyectos como hoteles o chalets.

O sino, para que no se junten muchos saharauis. Tienen miedo a que estemos planificando algo.

Héctor Santorum:¿Cómo ha afectado esta situación a tu familia y a la gente que te rodea?

Fekir Bamba: Las ciudades tienen un impacto sobre nuestra salud. Estamos más frescos separados lejos del ruido.

Más de la mitad somos afectados por enfermedades crónicas. Este verano no sabemos a dónde vamos a ir. Hemos pasado una propiedad que hemos pasado 25 años construyendo.

Lo que nos queda es aguantar en la ciudad o abandonar el territorio, que es lo que buscan los marroquíes.

Héctor Santorum: ¿Habéis recibido algún tipo de apoyo del Frente Polisario en esta situación?

Fekir Bamba: Marruecos tiene el Sáhara Occidental en la mano y sus recursos. No le importa. La ONU aquí es un cero a la izquierda, y no le importa nada de lo que nos pasa a nosotros.

El Frente Polisario ha denunciado el hecho, ha enviado comunicados a Naciones Unidas, nos han invitado a participar en entrevistas en Argelia y en los medios de comunicación saharauis.

Ninguna ayuda material. No esperamos apoyo material del Frente Polisario, son refugiados. Han hecho comunicados.

Héctor Santorum: ¿Ha habido alguna reacción de la MINURSO o de algún organismo?

Fekir Bamba: La MINURSO vale un cero a la izquierda, no sirve para nada. Hasta la última gota de sangre saharaui no dicen nada, ninguna queja.

Tampoco ninguna organización de derechos humanos. No toda la población se pone de acuerdo sobre salir a la calle a protestar porque muchos de ellos viven de ayudas que les da Marruecos y muchas familias viven a base de ellas.

Se están planteando acciones después de lo que ha pasado.

Héctor Santorum:¿Qué piensas de las ONGs de derechos humanos en los territorios ocupados?

Fekir Bamba: CODESA ha escrito y ha denunciado lo ocurrido en estas regiones. También tenían planificado hacer una entrevista conmigo.

El Ghalia Djimi tenía un barracón ahí y lo han quemado.

Héctor Santorum: ¿Ha habido detenidos o lesionados en esta acción?

Fekir Bamba: No ha habido ningún lesionado, ni violencia. Los que vivíamos allí en su mayoría somos gente mayor. Nadie fue preso. Fueron directos a destruir los barracones.

Esto no es el comienzo, llevamos así desde el 75, sufriendo en todos los ámbitos. Destrucciones de pozos, casas, violaciones de nuestros derechos… nos prohíben la tranquilidad en nuestro territorio. Nos vemos indefensos.

Héctor Santorum: ¿Quieres hacer alguna reflexión?

Fekir Bamba: Los saharauis no vamos a parar hasta recuperar nuestras tierras. Estamos separados por un muro con militares y minas. Luego en los territorios ocupados nos han dividido en dos grupos: a unos los han comprado con cargos en El Aaiún, Dajla, Smara y Bojador, para mostrar que están de acuerdo con la ocupación, son muy pocos. No les importa su causa.

Otro grupo, que es el más grande, cada vez que protesta va preso, nos agreden, violan… no vamos a parar hasta liberar nuestra tierra o hasta ser mártires.

Hay mucho fosfato en estos territorios, los saharauis cuando vamos a una oferta de trabajo, nos dan un salario como si estuviéramos trabajando. Lo que quieren es que los saharauis no tengamos información sobre el producto.

Nos dan dinero para comer y dormir, y que mientras tengamos los ojos tapados.

Héctor Santorum:¿Solo pasa en las empresas de fosfatos?

Fekir Bamba: También pasa en cargos administrativos, ahí hay colonos, en el ejército o en la policía. Algunos saharauis traidores están como, jefes de barrio, llevan una zona.

Las mujeres marroquíes llevan la melfa, para intentar hacer desaparecer a los saharauis. Eso no va a pasar.

¡Tú haces el periodismo libre!


Su generosidad nos permite avanzar en nuestra misión y trabajar hacia un futuro mejor para todos. 

Nuestra campaña se centra en promover la justicia, la paz y los derechos humanos en el Sáhara Occidental. Creemos firmemente en la importancia de comprender el origen y la complejidad de este conflicto para poder abordarlo de manera efectiva y trabajar hacia una solución que respete los derechos y la dignidad de todas las partes involucradas.

Tu generosidad y apoyo son esenciales para nuestro trabajo. Con tu ayuda, podemos amplificar nuestras voces, concienciar sobre la situación en el Sáhara Occidental, proporcionar asistencia humanitaria a quienes la necesitan y abogar por una resolución pacífica y justa del conflicto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMAS NOTICIAS