10.7 C
Madrid
21 abril 2024

Marruecos reitera una vez más que no «reconoce la soberanía española» sobre Ceuta y Melilla

SEGUIR LEYENDO

Marruecos confirma que rechaza los visados para los trabajadores transfronterizos solo válidos para Ceuta y Melilla expedidos por los consulados de España. Priva así a las ciudades autónomas españolas de mano de obra marroquí.

Marruecos sigue sin atenerse al compromiso firmado con el gobierno de España (PSOE) de “evitar todo aquello que ofende a la otra parte, especialmente, en lo que afecta a las respectivas esferas de soberanía», según anunció el 2 de febrero de 2023 en Rabat el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en alusión al Sáhara Occidental, de un lado, y a Ceuta y Melilla, de otro. El régimen marroquí anuncia que ya no acepta el paso de marroquíes a los dos enclaves españoles de Ceuta y Melilla mediante el visado «especial» expedido por los diferentes consulados españoles de Tetuán y Nador.

Rabat exige un visado Schengen para los no residentes de ambos lados. Desde hace varias semanas, las autoridades marroquíes rechazan la entrada a los marroquíes titulares de un visado español “especial”, normalmente de 24 horas, por los dos pasos fronterizos de El Tarajal en Ceuta y de Beni Ensar en Melilla, según alertó en X, antes Twitter, el periodista Ignacio Cembrero, experto en el Magreb.

Según la prensa afin al Majzén, Rabat precisa que este visado “especial” estaba en vigor desde la reapertura de los dos cruces, cerrados desde hace más de dos años (desde el 20 de marzo de 2020 al 17 de mayo de 2022) debido a la pandemia de Covid-19. En el verano de 2018, Rabat procedió al cierre unilateral de la frontera comercial entre Melilla y Marruecos, mientras que a finales de 2019 optó por endurecer los controles contra el contrabando en la frontera con Ceuta.

Según el núcleo duro del Majzén (Le360), se dieron instrucciones precisas y firmes a las autoridades responsables del control fronterizo para que no aceptaran más el visado «especial» expedido por los consulados españoles en Tetuán y Nador a los marroquíes que trabajan o desean ir a trabajar en los dos enclaves españoles del norte de África.

Este visado “especial”, que no da derecho a entrar en España, y a pesar de su duración limitada en la mayoría de los casos a 24 horas, permitió a miles de trabajadores marroquíes trabajar en las dos plazas de soberanía española, Ceuta y Melilla.

En diciembre de 2020, poco después de que Trump reconociera la marroquinidad del Sáhara Occidental a cambio del reconocimiento marroquí de Israel. El entonces primer ministro marroquí, Saadeddine El Othmani, sostuvo que «llegará el día en que vamos a reabrir el asunto de Ceuta y Melilla, territorios marroquíes como el Sáhara».

Dos años después, el director de Seguridad Nacional de Marruecos, Abdellatif Hammouchi, dio instrucciones a las comisarías de Policía en las fronteras terrestres con Ceuta y Melilla para que sustituyeran la palabra ‘frontera’ de su denominación por ‘puerta’ -bab en árabe-, según informó El Confidencial. Así, desde entonces se llaman ‘Bab Ceuta’ y ‘Bab Melilla’, según detalló en su momento Europa PressDichas fronteras permanecen cerradas hasta ahora.

¡Tú haces el periodismo libre!


Su generosidad nos permite avanzar en nuestra misión y trabajar hacia un futuro mejor para todos. 

Nuestra campaña se centra en promover la justicia, la paz y los derechos humanos en el Sáhara Occidental. Creemos firmemente en la importancia de comprender el origen y la complejidad de este conflicto para poder abordarlo de manera efectiva y trabajar hacia una solución que respete los derechos y la dignidad de todas las partes involucradas.

Tu generosidad y apoyo son esenciales para nuestro trabajo. Con tu ayuda, podemos amplificar nuestras voces, concienciar sobre la situación en el Sáhara Occidental, proporcionar asistencia humanitaria a quienes la necesitan y abogar por una resolución pacífica y justa del conflicto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMAS NOTICIAS