12.6 C
Madrid
12 abril 2024

Las muertes por terrorismo en África se han disparado más de un 100 mil por ciento

SEGUIR LEYENDO

ECSAHARAUI 
 
Madrid (ECS).- Según el último informe del Observatorio Internacional de Estudios Sobre Terrorismo (OIET), la actividad yihadista en la región de África Occidental sufre un grave incremento, si bien las cifras de ataques terroristas se mantienen constantes con respecto a los dos últimos meses. Sin embargo, el nivel de mortalidad aumentó casi un 100 mil % en toda la región del Sahel.
Los continuos e incesantes ataques en Malí perpetrados por parte de las filiales de Al Qaeda (JNIM y MACINA) y de Estado Islámico (ISGS e ISWAP) han provocado un incremento de la inseguridad, tensiones, un aumento de la violencia intercomunitaria y el desplazamiento de cientos de miles de personas tanto de forma interna como hacia otros países vecinos. En el campo de refugiados malienses de Embarra, en Mauritania, viven actualmente unos dos millones de personas.
Un nuevo informe del Departamento de Defensa de EE.UU indica que la violencia en el continente hoy es mucho peor que cuando el ejército estadounidense entró a «ayudar»

Las muertes por terrorismo en África se han disparado más de un 100 mil por ciento durante la guerra contra el terrorismo de Estados Unidos, según un nuevo estudio del Centro Africano de Estudios Estratégicos, una institución de investigación del Pentágono. Estos hallazgos contradicen las afirmaciones del Comando de Estados Unidos en África (AFRICOM) de que está frustrando las amenazas terroristas en el continente y promoviendo la seguridad y la estabilidad.
En toda África, el Departamento de Estado contabilizó un total de sólo nueve ataques terroristas en 2002 y 2003, que resultaron en un total de 23 víctimas. En ese momento, Estados Unidos apenas comenzaba un esfuerzo de décadas para proporcionar miles de millones de dólares en asistencia de seguridad, entrenar a muchos miles de militares africanos, establecer docenas de puestos de avanzada, enviar sus propios comandos a una amplia gama de misiones, crear poderes fuerzas, lanzar ataques con aviones no tripulados e incluso participar en combates terrestres con militantes en África.
El año pasado, las muertes por la violencia militante islamista en África aumentaron un 20 por ciento (de 19 mil 412 en 2022 a 23 mil 322), alcanzando “un nivel récord de violencia letal”, según el Centro de África. Esto representa casi una duplicación de las muertes desde 2021 y un aumento del 101 mil 300 por ciento desde 2002-2003.
Durante décadas, los esfuerzos antiterroristas de Estados Unidos en África se han centrado en dos frentes principales: Somalia y el Sahel de África occidental. Cada uno de ellos experimentó picos significativos en el terrorismo el año pasado.
Las fuerzas de Operaciones Especiales de Estados Unidos fueron enviadas por primera vez a Somalia en 2002, seguidas de ayuda militar, asesores y contratistas privados. Más de 20 años después, las tropas estadounidenses todavía llevan a cabo operaciones antiterroristas allí, principalmente contra el grupo militante islamista Al Shabaab. Con este fin, Washington ha proporcionado miles de millones de dólares en asistencia antiterrorista, según un informe de 2023 del Proyecto Costos de la Guerra de la Universidad de Brown. Los estadounidenses también han llevado a cabo más de 280 ataques aéreos y ataques de comandos allí y han creado numerosas fuerzas proxy para llevar a cabo operaciones militares de bajo perfil.

Somalia experimentó, según el Centro Africano, “un aumento del 22 por ciento en las muertes en 2023, alcanzando un récord de 7.643 muertes”. Esto representa una triplicación de las muertes desde 2020.
Los hallazgos son aún más condenatorios para el Sahel
En 2002 y 2003, el Departamento de Estado contabilizó un total de sólo nueve ataques terroristas en África. Hoy en día, las naciones del Sahel de África occidental están plagadas de grupos terroristas que han crecido, evolucionado, dividido y reconstituido. Bajo las pancartas negras de la militancia yihadista, hombres en motocicletas, con gafas de sol y turbantes y armados con AK-47, irrumpen en las aldeas para imponer su dura versión de la ley Sharia y aterrorizar, agredir y matar a civiles. Los implacables ataques de estos yihadistas han desestabilizado a Burkina Faso, Malí y Níger.
“Las muertes en el Sahel representan un aumento de casi el triple con respecto a los niveles observados en 2020”, según el informe del Centro de África. “Las muertes en el Sahel representaron el 50 por ciento de todas las muertes relacionadas con militantes islamistas reportadas en el continente en 2023”.
Al menos 15 oficiales que se beneficiaron de la asistencia de seguridad de Estados Unidos han estado involucrados en 12 golpes de Estado en África Occidental y el Gran Sahel durante la guerra contra el terrorismo. La lista incluye funcionarios de Burkina Faso (2014, 2015 y dos veces en 2022); Chad (2021); Gambia (2014); Guinea (2021); Malí (2012, 2020 y 2021); Mauritania (2008); y Níger (2023). Por ejemplo, al menos cinco líderes de la junta nigerina recibieron ayuda estadounidense, según un funcionario estadounidense. Ellos, a su vez, designaron a cinco miembros de las fuerzas de seguridad de Níger, entrenados por Estados Unidos, para que actuaran como gobernadores de ese país.
Estos golpes militares han socavado los objetivos estadounidenses de proporcionar estabilidad y seguridad a los africanos, pero Estados Unidos ha dudado en cortar los vínculos con estos regímenes rebeldes. A pesar del golpe de Estado en Níger, por ejemplo, Estados Unidos continúa guarneciendo tropas y realizando misiones desde su gran base de drones allí.
Las juntas también han intensificado las atrocidades . Tomemos como ejemplo al coronel Assimi Goïta , que trabajó con las fuerzas de Operaciones Especiales de EE. UU., participó en ejercicios de entrenamiento de EE. UU. y asistió a la Universidad de Operaciones Especiales Conjuntas en Florida antes de derrocar al gobierno de Mali en 2020. Luego, Goïta asumió el puesto de vicepresidente en un gobierno de transición oficialmente encargado de devolver el país a un gobierno civil, solo para tomar el poder nuevamente en 2021.
La ley estadounidense generalmente restringe que los países reciban ayuda militar después de golpes militares, pero Estados Unidos ha seguido brindando asistencia a las juntas sahelianas. Si bien los golpes de Estado de Goïta en 2020 y 2021 provocaron prohibiciones de algunas formas de asistencia de seguridad estadounidense, los dólares de los impuestos estadounidenses han seguido financiando sus fuerzas. Según el Departamento de Estado , Estados Unidos proporcionó más de 16 millones de dólares en ayuda de seguridad a Malí en 2020 y casi 5 millones de dólares en 2021. En julio de 2023, la Oficina de Contraterrorismo del departamento estaba esperando la aprobación del Congreso para transferir 2 millones de dólares adicionales a Malí.(El Departamento de Estado no respondió a la solicitud de Responsible Statecraft de una actualización sobre el estado de esa financiación).
De manera similar, el ejército de Burkina Faso mató a decenas de civiles en ataques con aviones no tripulados el año pasado, según un informe reciente publicado por Human Rights Watch. Los ataques, dirigidos contra militantes islamistas en mercados abarrotados y en un funeral, dejaron al menos 60 civiles muertos y decenas más heridos.
Durante más de una década, Estados Unidos invirtió decenas de millones de dólares en ayuda de seguridad a Burkina Faso. El Comando de África de Estados Unidos o AFRICOM, según la portavoz Kelly Cahalan, “actualmente no proporciona asistencia a Burkina Faso”. Pero no respondió a las preguntas que aclaraban qué significa eso exactamente.
De hecho, el año pasado, el comandante del AFRICOM, general Michael Langley, admitió que Estados Unidos ha seguido brindando entrenamiento militar a las fuerzas burkinesas. Esas tropas, por ejemplo, participaron en Flintlock 2023, un ejercicio de entrenamiento anual patrocinado por el Comando de Operaciones Especiales de Estados Unidos en África. Aún así, Burkina Faso sufrió el 67 por ciento de las muertes relacionadas con militantes islamistas en el Sahel (7 mil 762) en 2023, según el Centro de África.
El Comando de Estados Unidos en África afirma que “ contrarresta amenazas transnacionales y actores malignos” y promueve “la seguridad, la estabilidad y la prosperidad regionales” ayudando a sus socios africanos a garantizar la “seguridad y protección” de su pueblo. El hecho de que las muertes de civiles a causa de la violencia militante islamista hayan alcanzado niveles récord, según el Centro África, y hayan aumentado un 101 mil 300 por ciento durante la guerra contra el terrorismo demuestra lo contrario.

¡Tú haces el periodismo libre!


Su generosidad nos permite avanzar en nuestra misión y trabajar hacia un futuro mejor para todos. 

Nuestra campaña se centra en promover la justicia, la paz y los derechos humanos en el Sáhara Occidental. Creemos firmemente en la importancia de comprender el origen y la complejidad de este conflicto para poder abordarlo de manera efectiva y trabajar hacia una solución que respete los derechos y la dignidad de todas las partes involucradas.

Tu generosidad y apoyo son esenciales para nuestro trabajo. Con tu ayuda, podemos amplificar nuestras voces, concienciar sobre la situación en el Sáhara Occidental, proporcionar asistencia humanitaria a quienes la necesitan y abogar por una resolución pacífica y justa del conflicto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMAS NOTICIAS