20.8 C
Madrid
19 mayo 2024

Fati Jadad: Marruecos represalia a las mujeres saharauis por luchar por hablar su propia lengua

SEGUIR LEYENDO

En los territorios del Sáhara Occidental ocupado por Marruecos las mujeres sufren desapariciones forzosas, arrestos arbitrarios, tortura, violaciones y acoso por parte de las fuerzas de seguridad.

Fati Jadad expuso en el Ateneo de Madrid la importancia de la lucha de las mujeres saharauis por la independencia del Sáhara Occidental.

La lucha de las mujeres saharauis, presentes en todas las esferas de la vida pública, por su libertad individual va ligada a la lucha del pueblo saharaui por la libertad.

Por Alfonso Lafarga

Las mujeres saharauis en los territorios del Sáhara Occidental ocupados por Marruecos se enfrentan cada día a las fuerzas marroquíes y son represaliadas por el mero hecho de luchar por sus derechos básicos, como la libertad de expresión, poder hablar en su propia lengua, el hassania, o enarbolar la bandera saharaui.

Lo denunció en el Ateneo de Madrid la saharaui Fati Jadad, que precisó que las mujeres saharauis son las primeras en las manifestaciones por la independencia y están sometidas a toda clase de vejaciones: “han sufrido desapariciones forzosas, arrestos arbitrarios, tortura, violaciones, acoso, asedio y mucho más por parte de las fuerzas de ocupación”.

A esto se añade que en los territorios ocupados las mujeres saharauis “están privadas del derecho al trabajo y a una educación superior en igualdad, marginadas y condenadas a ser ciudadanas de tercera categoría”, y que “las que logran llegar a estudios superiores se ven, en muchas ocasiones, enfrentadas a una maquinaria burocrática discriminadora”.

Como ejemplo de resistencia de las mujeres saharauis expuso el caso de Sultana Jaya, que en 2020 padeció “un brutal arresto domiciliario que se prolongó más de un año y sin que nadie hiciese absolutamente nada”. “Sufrió todo tipo de vejaciones, con su madre de 80 años y con su hermana, y fue violada”, lo que denunció ante organizaciones internacionales.

En una conferencia sobre la situación de las mujeres palestinas y saharauis, –organizada por la Agrupación Republicana Ateneísta– Fati Jadad, que fue presentada como una luchadora por la igualdad de género y la libertad del Sáhara Occidental, recordó el importante papel desempeñado por la mujer saharaui a raíz de la invasión marroquí del territorio, al ser abandonado por España sin proceder a su descolonización, como dispuso la ONU.

“Con los ilegales acuerdos de Madrid con Marruecos y Mauritania, España repartió al pueblo saharaui y su tierra en dos partes”, lo que describió que fue “como si se tratase de trozos de tarta”, y dejó a la población saharaui en una situación dramática, tanto humanitaria como políticamente.

Hasta la colonización española, la mujer saharaui en la vida nómada soportaba los cambios constantes de lugar, ayudaba en el pastoreo y cargaba con el trabajo doméstico; ya en la vida sedentaria de los primeros núcleos urbanos “tuvo un papel algo secundario, con escaso acceso a la educación y a la formación, de la que por lo general quien se beneficiaban eran los hombres”.

LAS MUJERES, FUNDAMENTALES EN EL EXILIO

Fue al aparecer el movimiento nacionalista saharaui, “con el surgimiento de esa ansia de libertad colectiva, la de todo el pueblo saharaui”, cuando la mujer, precisa Jadad, adquiere “un papel protagonista y se convierte en un sujeto activo, un sujeto importante de nuestro pueblo en la búsqueda de la libertad y la independencia”, lo que va a ser relevante para el proyecto nacional que el Frente Polisario se propuso capitanear desde su creación, en 1973. “Incluso en su congreso fundacional en mayo de ese año, participaron varias mujeres”, concretó.

Dos años más tarde, “con la precipitada y poco honrosa” salida de España, “la invasión marroquí arrasó todo” y las mujeres jugaron un papel fundamental en el éxodo hacia lugares más seguros, donde “fueron capaces de construir y organizar un campamento de refugiados, teniendo en cuenta que el nivel de instrucción que recibían era casi nulo”, según precisó, a lo que añadió: “Su papel en los campamentos fue, y sigue siendo, trascendental”.

Lamentó que en el camino hacia el exilio “cayeron muchas mujeres por la dureza de la situación y por el bombardeo de napalm y fosforo blanco de la aviación marroquí”, mientras que “otras mujeres fueron encarceladas en las mazmorras del siniestro Hassan II por el mero hecho de ser saharauis”.

En contraste con lo que ocurre en el Sáhara Occidental ocupado, Fati Jadad aseveró que las mujeres de los campamentos, en Tinduf (Argelia), donde ella nació, “gozan de mayor salud en cuanto a derechos y libertades y tienen responsabilidades en la administración pública, tanto nacional como local”.

Destacó que allí la educación es obligatoria, para niños y niñas, y que no segrega por sexos; a los 12 años se tienen que ir a Argelia, país que acoge a la inmensa mayoría de estudiantes saharauis, o a Cuba, y que “otras tuvimos la suerte de ser acogidas en este país por generosas familias y somos, como es mi caso, las hijas de la solidaridad”.

«(Fati Jadad vino a España con el programa Vacaciones en Paz. Estuvo con una familia de acogida y se graduó en Administración y Dirección de Empresas en la Universidad Complutense de Madrid)

Fati Mhamad Jadad

“Actualmente, gracias a la apuesta del Frente Polisario por la educación, hay mujeres médicas, ingenieras, parlamentarias…, y esto es un éxito teniendo en cuenta el contexto que nos ha tocado vivir. Cuando España abandonó el territorio en 1975 no dejó ni una sola mujer licenciada y ahora somos más las mujeres saharauis licenciadas que los hombres”, explicó con satisfacción.

“Presente en todas las esferas de la vida pública, nuestra lucha como mujeres, la lucha por nuestra libertad individual, se va a presentar ineludiblemente ligada a la lucha del pueblo saharaui por la libertad”, afirmó y se mostró firme en que no iban a renunciar a las conquistas de las mujeres que las antecedieron, que seguirán ampliando.

ESPAÑA NO ASUME SU RESPONSABILIDAD

Para finalizar, Fati Jadad, que se siente a caballo entre dos países y sus tradiciones culturales, según dijo Rosario Rodero, presentadora del acto, quiso dejar claro que España, “al no descolonizar el territorio y haberlo abandonado”, sigue siendo la potencia administradora y que “aunque no cumpla con sus responsabilidades, no está exenta de ellas”.

Deploró que los diferentes gobiernos de la democracia no han cumplido con sus responsabilidades y han mirando hacia otro lado y que, ahora, “el señor Sánchez Castejón, presidente del Gobierno, se ha prestado a hacer el trabajo sucio a Marruecos, que lleva casi cinco décadas ocupando nuestro territorio, masacrando a nuestra población, violando a nuestras mujeres y expoliando nuestros recursos naturales”.

“España debería llevar la iniciativa de la descolonización” y “lo único que hace es blanquear el régimen marroquí”, que dispone de una potente maquinaria para tratar de silenciar la voz del pueblo saharaui e, incluso, influir en la opinión pública española, “pero no va a lograr sus objetivos”, según recalcó.

“Podrán comprar la voluntad de Sánchez, de Zapatero (José Luis Rodríguez Zapatero, expresidente del Gobierno), un gran y potente lobby que le hace el trabajo sucio a Marruecos”, insistió, y concluyó: Zapatero, que parece haberse convertido en un referente para muchas personas, cuando del Sáhara Occidental se trata lo único que hace es trabajar para legitimar las aspiraciones de Marruecos”.

¡Tú haces el periodismo libre!


Su generosidad nos permite avanzar en nuestra misión y trabajar hacia un futuro mejor para todos. 

Nuestra campaña se centra en promover la justicia, la paz y los derechos humanos en el Sáhara Occidental. Creemos firmemente en la importancia de comprender el origen y la complejidad de este conflicto para poder abordarlo de manera efectiva y trabajar hacia una solución que respete los derechos y la dignidad de todas las partes involucradas.

Tu generosidad y apoyo son esenciales para nuestro trabajo. Con tu ayuda, podemos amplificar nuestras voces, concienciar sobre la situación en el Sáhara Occidental, proporcionar asistencia humanitaria a quienes la necesitan y abogar por una resolución pacífica y justa del conflicto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMAS NOTICIAS