17.1 C
Madrid
20 abril 2024

En una semana le hicieron 3 entrevistas y Zapatero habló de muchos temas pero no dijo ni una palabra sobre el Sáhara Occidental

SEGUIR LEYENDO

El Sáhara Occidental, tabú para los entrevistadores del expresidente Rodríguez Zapatero

Alfonso Lafarga.-

En una semana le hicieron tres entrevistas con motivo del 20 aniversario de su elección como presidente del Gobierno de España y José Luis Rodríguez Zapatero habló de muchos temas: el 11M -atentado del que también se cumplieron 20 años-, la retirada de las tropas españolas de Irak, el fin de ETA, la ley de amnistía, el ‘caso Koldo’, Ayuso, la guerra en Gaza…, pero no dijo ni una palabra sobre el Sáhara Occidental.

Aunque habló de su implicación en los procesos de Venezuela y Bolivia, el expresidente Rodríguez Zapatero no tuvo que hacerlo sobre su constante apoyo al régimen marroquí, especialmente en lo que se refiere a la ocupación del territorio que España entregó a Marruecos y Mauritania hace 47 años sin proceder a su descolonización, como determinó la ONU.

Tampoco se vio en la necesidad de opinar del radical cambio del presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, respecto al Sáhara Occidental, del que en estas fechas se cumplieron dos años, que rompió el respaldo al derecho del pueblo saharaui a la autodeterminación y a elegir libremente su destino -posición mantenida hasta entonces por los diferentes gobiernos de la democracia de España-, según establecen las resoluciones de Naciones Unidas. El periodista José Antonio Zarzalejos publicó en El Confidencial que el expresidente Zapatero “está en el secreto de algunas de las políticas de Sánchez: en la amnistía, desde luego; pero también en la relación con Marruecos(a pachas con Moratinos)”.

José Luis Rodríguez Zapatero no habló sobre estos temas por una única razón: no fue preguntado por sus entrevistadores. Ocurrió el 10 de marzo en la hora y 40 minutos que duró el programa de Jordi Évole en La Sexta, en los 40 minutos de Aimar Bretos en la Cadena SER y en la hora que le dedicó Xabier Fortes en TVE.

En el contexto de las entrevistas sí surgió lo que pasa en Gaza, “una barbaridad, una guerra injustificable en la que se están matando a miles de inocentes, a niños”, dijo Zapatero, que no se vio en la tesitura de tener que explicar su relación con el régimen que ocupa la última de África, donde los saharauis son perseguidos, violados sus derechos y se mantiene en prisión a cerca de medio centenar de presos políticos saharauis con severas condenas, entre ellas ocho cadenas perpetuas, impuestas en juicios denunciados por irregularidades y falta de garantías. Lo han manifestado juristas y observadores internacionales, asociaciones como Amnistía Internacional (AI), Human Rights Watch (HRW), el Centro Robert F. Kennedy (RFKC), la Red Euromediterránea de Derechos Humanos (REMDH), las asociaciones de DDHH españolas LEPDH y AEPDH y las organizaciones de la ONU Comité contra la Tortura y Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias.

El respaldo a la ocupación marroquí del Sáhara Occidental, rechazado en el Congreso de los Diputados por todas las fuerzas políticas -excepto el PSOE-, que recientemente pidieron a Sánchez que vuelva a la histórica posición de España, es defendido por José Luis Rodríguez Zapatero, el mismo que en las entrevistas se definió como “militante del pluralismo ideológico y de identidades” y afirmó que confía siempre “en el diálogo y la palabra para resolver los problemas”, pues no conoce otra forma de resolver un conflicto. También aseguró que siempre acepta las críticas “por muy duras que sean”, pero no se vio en la necesidad de hacerlo.

Durante movimiento de tropas marroquíes cerca del muro militar que divide el Sáhara Occidental | Foto cedida

 «ZAPATERO ALABA AL RÉGIMEN MARROQUÍ

El expresidente mostró su solidaridad con el gobierno de Sánchez y respaldó al secretario general del PSOE, que desde hace dos años está en línea con Marruecos en el conflicto del Sáhara. Del régimen marroquí -“dictadura” para la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz-, dijo en mayo de 2022 que no es el autor del espionaje al presidente Sánchez con el software Pegasus, con el que también fueron intervenidos los teléfonos de la ministra de Defensa, Margarita Robles, y del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska.

Años antes, en 2018, Zapatero, que se ha significado por sus alabanzas al régimen marroquí, llegó a decir que Marruecos es “el reino de la modernización y la democratización”, destacando los derechos de la mujer.

Entre los continuos actos de Zapatero a favor del Marruecos del rey Mohamed VI, resultó polémico el viaje que hizo en noviembre de 2014 al Foro Mundial de Derechos Humanos de Marrakech, una operación de lavado de imagen del régimen marroquí de la que se descolgaron destacadas personalidades, entre ellas el entonces secretario general de la ONU, Ban Ki-moon; también se negaron a asistir organizaciones de DDHH marroquíes.

En marzo de 2015 Zapatero participó en la ciudad saharaui de Dajla -antigua Villa Cisneros- en el Crans Montana Fórum, una reunión de lobbies para legitimar la ocupación del Sáhara Occidental, que fue boicoteada por jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Africana y vetada por la ONU, la Unión Europea y la UNESCO por tratarse de un Territorio No Autónomo pendiente de descolonización; Ban Ki-moon deslegitimó la presencia de Zapatero. En España hubo un amplio rechazo y el entonces ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, del PP, calificó de “inconveniente” su presencia en el encuentro, del que dijo era “ilegal conforme al Derecho Internacional”.

En mayo de ese mismo año, Zapatero estuvo en el festival de El Moussem, en Tan Tán, localidad del Sur de Marruecos con población saharaui, en el que con el pretexto de hacer un homenaje a la cultura del desierto se proclama y difunde la “marroquinidad” del Sáhara Occidental. Posteriormente, dio una conferencia en la Universidad Internacional de Casablanca, en la que destacó “los avances en materia de igualdad entre hombres y mujeres” en Marruecos.

También es frecuente su apoyo al Movimiento Saharauis por la Paz (MSP) considerado por el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) “pantalla” de los servicios secretos marroquíes, acompañado por los exministros socialistas José Bono, que en su día apoyó al pueblo saharaui y decía que Marruecos era una dictadura dominada por mafias donde no se respetan los Derechos Humanos, y Juan Fernando López Aguilar, para el que Marruecos “es un socio estratégico y si hay que tragar sapos, se tragan”.

El PSOE invitó los días 24 y 25 de febrero al MSP a asistir a un encuentro del Consejo de la Internacional Socialista en Madrid, organización que preside Pedro Sánchez, y a la que el Frente POLISARIO, observador en esta organización, no asistió.

Con toda esta actividad, no es de extrañar que el expresidente Zapatero haya sido premiado por Mohamed VI con una de las más altas condecoraciones del reino de Marruecos: la Orden del Trono en su categoría excepcional, con la que se distingue las acciones relevantes a favor del soberano alauí y la nación marroquí. El galardón le fue impuesto el 30 de julio de 2016 por el rey en Tetuán con motivo de la Fiesta del Trono.

Zapatero no es el único destacado socialista galardonado por Marruecos. Felipe González, el mismo que que pasó de comprometerse con la Historia en la defensa del pueblo saharaui “hasta la victoria final” a proclamar las bondades del régimen de Mohamed VI y negar el expolio de los recursos naturales del Sáhara Occidental, recibió en Marrakech, en febrero de 2015, el Premio Internacional Averroes por sus acciones en la promoción de la paz y los “ideales humanistas”. Miguel Ángel Moratinos, ministro de Asuntos Exteriores con Zapatero, también tiene su reconocimiento: en 2014 fue premiado por la Fundación Diplomática marroquí por ser “un gran amigo de Marruecos”, en unos galardones dedicados a personalidades que han ayudado a mejorar la imagen de este país en el mundo.

¡Tú haces el periodismo libre!


Su generosidad nos permite avanzar en nuestra misión y trabajar hacia un futuro mejor para todos. 

Nuestra campaña se centra en promover la justicia, la paz y los derechos humanos en el Sáhara Occidental. Creemos firmemente en la importancia de comprender el origen y la complejidad de este conflicto para poder abordarlo de manera efectiva y trabajar hacia una solución que respete los derechos y la dignidad de todas las partes involucradas.

Tu generosidad y apoyo son esenciales para nuestro trabajo. Con tu ayuda, podemos amplificar nuestras voces, concienciar sobre la situación en el Sáhara Occidental, proporcionar asistencia humanitaria a quienes la necesitan y abogar por una resolución pacífica y justa del conflicto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMAS NOTICIAS