18.6 C
Madrid
11 abril 2024

Sáhara Occidental: ¿Sigue vigente el alto el fuego tras 29 años? Sí, porque no hay guerra. ¿Sirve para algo? Aparentemente, para nada más que eso.

SEGUIR LEYENDO

29 años del alto el fuego entre el Polisario y Marruecos: Ni paz ni guerra, represión marroquí y desconfianza en la ONU.
Madrid, 19 Octubre de 2020. -(ECSAHARAUI)

Por Lehbib Abdelhay/ECS
El alto el fuego firmado el 6 de septiembre de 1991 entre el Frente Polisario y Marruecos cumple exclusivamente 29 años, en un momento de repunte de la tensión en la zona y con el conflicto por la soberanía del Sahara Occidental más estancado que nunca.

Nadie celebra este aniversario pese que el acuerdo puso fin a los 16 años de guerra entre los cambatientes saharauis y el ejército marroquí. Marruecos ocupó la colonia española en 1975 y se produjo una sangrienta guerra. Se firmó un alto el fuego desde 1991, pero el conflicto sigue sin resolverse. Por su parte el Frente Polisario sacó un breve comunicado recordando el acuerdo denunciando el estancamiento actual.

Desde 1991, los jóvenes nacidos en los campamentos de refugiados no ven ninguna solución en el horizonte. Con esta situación de espera de 29 años, sin paz ni guerra, duda y desconfianza en la ONU, esta situación surge también en las zonas ocupadas del Sáhara Occidental. El estancamiento actual de las negociaciones de paz con Marruecos, desde la renuncia repentina del ex enviado de la ONU, Horst Koler, en el año pasado y la intransigencia marroquí, podría explicar este bloqueo.

En el año 2018, la ONU propició de nuevo conversaciones en forma de mesas redondas entre las dos partes en Ginebra, en Suiza, pero las rondas acabaron en nada.

Muchos saharauis creen que el conflicto ha entrado en un punto muerto desde que un acuerdo de alto el fuego de 1991 puso fin a 16 años de guerra entre el Reino de Marruecos y el movimiento de liberación del Sáhara Occidental, el Frente Polisario.

El alto el fuego firmado entre las dos partes en conflicto, el Frente Polisario y Marruecos, puso fin a una guerra en la que las unidades militares saharauis, con unas audaces tácticas de golpe y repliegue, llevó la iniciativa en un primer momento, entre 1975 y 1980, pero que dio un giro radical en los años ochenta con la construcción por el Ejército marroquí de los llamados muros de defensa calificado por los saharauis y ONGes internacionales cmo el muro de la verguenza.

Algunas personas en los campamentos citadas no ocultan a dónde puede llevar la insatisfacción. Entre ellos se encuentra Mariem Moulud, una destacada mujer saharaui que dirige una célula de la Organización Política saharaui desde 1975. «Estamos cansados ​​de esperar», dice. «Estamos muy cansados del status quo. Nadie ha hecho un movimiento en estos 45 años; hemos esperado más de 29 años para una resolución pacífica. Somos personas amantes de la paz, pero cuando nada se resuelve, estamos preparados para retomar las armas para regresar a nuestras tierras«.

Esta es la tensión que los representantes del Frente Polisario llevaron con ellos a la mesa de las negociaciones en Ginebra. El principal negociador Horst Köhler, ex presidente de Alemania y ex enviado especial de la ONU para el Sáhara Occidental.

Ahora en los últimos años Marruecos se aferra que la única función de la misión de la ONU para el referéndum en el Sáhara Occidental (MINURSO) es «supervisar el alto el fuego» y ni siquiera acepta que incluya la «creación de medidas de confianza entre las partes», ya que, aunque no lo declare oficialmente, niega toda capacidad de interlocución al Frente Polisario.

La posibilidad de un regreso a las armas es cada vez más cerca, aunque la amenaza de un posible retorno a las hostilidades anunciado reiteradamente por parte de algunos dirigentes del Frente Polisario, se ha convertido en un papel de presión o una herramienta política en los últimos años. En las últimas semanas, hsaharauis desaremados se personaron en la brecha ilegal de El Guerguerat, en el extremo sur del territorio saharaui, bloqueando el flujo del tráfico para denunciar la pasividad de la ONU.

En estas circunstancias, es improbable que se mantenga el statu quo, y cada parte en este conflicto ha renovado las razones para buscar una solución, ya sea para detener las nuevas arenas movedizas o para anticiparse a la política exterior de los prominentes gobiernos occidentales.

Casi tres décadas de estancamiento han causado suficientes problemas para que tanto Marruecos como el Polisario vuelvan a la mesa de negociaciones. Cualquiera que sea el próximo acto, los líderes saharauis están increíblemente bien ensayados.

El Frente Polisario, y ante este bloqueo en el proceso de paz, señaló que la continuación del proceso de solución dirigido por las Naciones Unidas en su forma actual y la ausencia de una voluntad real del Consejo de Seguridad para poner fin al conflicto, implica que el pueblo saharaui está perdiendo la confianza en el proceso político actual.

¡Tú haces el periodismo libre!


Su generosidad nos permite avanzar en nuestra misión y trabajar hacia un futuro mejor para todos. 

Nuestra campaña se centra en promover la justicia, la paz y los derechos humanos en el Sáhara Occidental. Creemos firmemente en la importancia de comprender el origen y la complejidad de este conflicto para poder abordarlo de manera efectiva y trabajar hacia una solución que respete los derechos y la dignidad de todas las partes involucradas.

Tu generosidad y apoyo son esenciales para nuestro trabajo. Con tu ayuda, podemos amplificar nuestras voces, concienciar sobre la situación en el Sáhara Occidental, proporcionar asistencia humanitaria a quienes la necesitan y abogar por una resolución pacífica y justa del conflicto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMAS NOTICIAS