25.4 C
Madrid
16 abril 2024

Putin mueve fichas en el Sahel, el golpe de Estado en Malí y la lucha contra el terrorismo.

SEGUIR LEYENDO

Bamako, 19 Septiembre de 2020. – (ECSAHARAUI)

Por Lehbib Abdelhay /ECS FPolicy

El pasado 18 de agosto, el presidente de Malí, Ibrahim Boubacar Keita, fue derrocado en un golpe de estado encabezado por jóvenes oficiales de las Fuerzas Armadas de Malí.

Inmediatamente, las Naciones Unidas (ONU) condenaron el golpe y la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) suspendió las relaciones comerciales con Mali. En los días siguientes, proliferaron los informes sobre una posible alianza encubierta entre los golpistas y Rusia. Estos informes se basaban principalmente en el hecho de que dos de los golpistas, Malick Diaw y Sadio Camara, habían regresado recientemente de Rusia días antes de un programa de entrenamiento en el Colegio Militar Superior de Moscú. El destacado miembro de la Duma estatal rusa Oleg Morozov en declaraciones a Foreign Policy, refutó estas acusaciones el 22 de agosto al afirmar: «Cualquier acusación de que Rusia estuvo involucrada de alguna manera en el golpe de agosto parece ridícula».

Aunque no hay pruebas suficientes para hacer una determinación concluyente sobre el papel del Kremlin en el golpe, Rusia es un beneficiario geopolítico de la transición política de Malí. En contraste con Francia, que construyó estrechas relaciones con Keita y ha visto disminuir su influencia política en Mali como resultado del golpe, Rusia ha establecido inmediatamente relaciones cordiales con el gobierno de transición de Malí.

El 21 de agosto, el embajador de Rusia en Mali y Níger Igor Gromyko se reunió con representantes del Comité Nacional para la Salvación del Pueblo (CNSP). El CNSP es una organización coordinadora compuesta de personal militar involucrado en el golpe, que desea liderar una transición de 18 meses antes de devolver el poder a las autoridades civiles. Rusia también firmó un acuerdo de cooperación militar con Mali en junio de 2019, que consolidó sus vínculos con figuras militares malienses que finalmente apoyaron el golpe.

Rusia también es considerada por los malienses como el Salvador que ven las iniciativas antiterroristas de la Operación Barkhane de Francia en el Sahel como una forma de neocolonialismo. En noviembre de 2019, los manifestantes en Bamako instaron a Moscú a repeler los ataques islamistas en Mali como lo hizo en Siria. Destacadas figuras de la oposición, como el líder del Partido Africano de Solidaridad por la Democracia e Independencia, Umar Mariko, han cortejado activamente las armas y el apoyo técnico de Rusia. En las manifestaciones de la Plaza de la Independencia en Bamako que siguieron al golpe, los manifestantes ondearon banderas rusas y sosteniendo carteles alabando a Moscú por su solidaridad con Mali.

Dado que Rusia posee una amplia gama de asociaciones en Mali y los países del Sahel están frustrados con las políticas antiterroristas de las potencias occidentales, Moscú podría aprovechar el golpe de Mali para asegurar acuerdos económicos y reforzar su posición geopolítica en África Occidental. Los institutos de investigación y los medios de comunicación alineados con el Kremlin han enmarcado constantemente las operaciones antiterroristas de Francia en Níger y Mali como una fachada para la extracción de los recursos de uranio del Sahel. El gigante ruso de la energía nuclear Rosatom, que compite directamente con su homóloga francesa Avenda para contratos en el Sahel, podría beneficiarse de relaciones favorables con las nuevas autoridades políticas de Malí. Nordgold, una compañía de oro rusa que tiene inversiones en Guinea y Burkina Faso, también podría expandir sus iniciativas de extracción en las reservas de oro de Malí.

A medida que los países de África occidental están cada vez más preocupados por la inestabilidad regional derivada del golpe de Malí, Rusia ha tratado de posicionarse como un socio de contrainsurgencia para los países de la región. En una entrevista realizada el 9 de septiembre por Sputnik, el embajador de Costa de Marfil en Rusia, Roger Gnango, pidió una mayor cooperación militar con Rusia, debido a la inestabilidad resultante del golpe de Mali. Aunque es poco probable que Rusia despliegue contratistas militares privados (PMC) en el Sahel, podría aprovechar la inestabilidad resultante del golpe de Malí para vender armas y ampliar la profundidad estratégica de sus acuerdos de cooperación militar con Burkina Faso, Chad, Mali, Mauritania y Níger.

Aunque Rusia podría beneficiarse económica y geopolíticamente del golpe de Mali, el impacto del derrocamiento de Keita en las relaciones de Moscú con Francia y China sigue siendo incierto. Para frenar la marea de inestabilidad en el Sahel, Francia podría ampliar su apoyo a los líderes autoritarios, como el presidente de Chad, Idriss Deby, que también tiene estrechas relaciones con Rusia. Dado que los diálogos franco-rusos sobre Siria, Libia y la ciberseguridad han continuado a pesar de las tensiones por el envenenamiento de Alexei Navalny, Francia y Rusia posiblemente podrían profundizar su compromiso con la seguridad del Sahel. Por otro lado, sin embargo, la ministra de Defensa francesa, Florence Parly, se muestra escépticade la capacidad de Rusia para estabilizar la República Centroafricana, y puntos de vista similares sobre la seguridad del Sahel podrían impedir la cooperación franco-rusa en la gestión del impacto del golpe de Malí.

Como China desea incluir a los países del Sahel en la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI) y ha aumentado sus inversiones en el vecino Burkina Faso debido a la suspensión de las relaciones del país con Taiwán, Beijing ve el golpe de Mali con consternación. Dado que el diálogo institucionalizado entre Rusia y China sobre cuestiones de seguridad africanas es limitado, Moscú podría aprovechar el golpe de Malí para demostrarle a Beijing que puede contribuir de manera constructiva a la seguridad regional. Sin embargo, si aumenta la evidencia de la participación del Kremlin en el golpe de Malí, las preocupaciones de China sobre la conducta desestabilizadora de Rusia en África podrían convertirse en una fuente de discordia entre los dos.

Debido a su estrategia de equilibrio en Mali y al estancamiento del progreso de los esfuerzos antiterroristas occidentales, Rusia podría aprovechar el golpe como un medio para expandir sus vínculos económicos y de seguridad en el Sahel. Mientras Rusia intenta capitalizar la creciente inestabilidad en el Sahel, vigilará con cautela las reacciones de Francia y China a sus políticas. Mientras otras grandes potencias se ven obligadas a recalibrar sus enfoques de la contrainsurgencia en el Sahel, Rusia podría ser un raro beneficiario geopolítico de la crisis de seguridad de Malí.

¡Tú haces el periodismo libre!


Su generosidad nos permite avanzar en nuestra misión y trabajar hacia un futuro mejor para todos. 

Nuestra campaña se centra en promover la justicia, la paz y los derechos humanos en el Sáhara Occidental. Creemos firmemente en la importancia de comprender el origen y la complejidad de este conflicto para poder abordarlo de manera efectiva y trabajar hacia una solución que respete los derechos y la dignidad de todas las partes involucradas.

Tu generosidad y apoyo son esenciales para nuestro trabajo. Con tu ayuda, podemos amplificar nuestras voces, concienciar sobre la situación en el Sáhara Occidental, proporcionar asistencia humanitaria a quienes la necesitan y abogar por una resolución pacífica y justa del conflicto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMAS NOTICIAS